Videos actitud y compromiso

Vídeos Actitud y Compromiso: Por la economía social


Por la economía social 

Juan F. Juliá: "Las empresas cooperativas son más resilientes ante las crisis"

La economía social es la “economía con rostro humano”, la economía que pone en el centro a las personas y el servicio a la sociedad, y no se preocupa solo por mejorar las rentas del capital. Así lo resume y explica en esta entrevista Juan Juliá, doctor ingeniero agrónomo y catedrático de Economía Agraria, exrector de la Universidad Politécnica de Valencia y uno de nuestros expertos en cuestiones de cooperativismo y asociacionismo agroalimentario.

Uno de los atributos que diferencian a la empresa cooperativa frente a otro tipo de empresas es su mayor resiliencia ante las crisis y su menor riesgo de deslocalización ¿Por qué? Porque, desde su origen, atendiendo a la singularidad de su fórmula societaria, el eje central de su actuación es la defensa de los intereses de las personas que conforman la cooperativa, de sus socios o miembros, así como del interés general de la sociedad.

Son “empresas con causa”, en el sentido de que son empresas, y por tanto no renuncian a las estrategias para competir en el mercado, pero sin alejarse de los valores y principios que son su razón de ser y conforman su identidad.

Hoy día las cooperativas han crecido, se han diversificado y se han convertido en las empresas líderes de los sectores en los que actúan -hortofrutícola, lácteo, aceite- compitiendo en un mercado global y abierto, sin perder su identidad y arraigo territorial.

Los países que tienen mejor índice de desarrollo social son también aquellos en los que hay un mayor desarrollo de las empresas cooperativas en su economía”. Así lo pone de manifiesto un reciente informe encargado por la Secretaría de Naciones Unidas, que pone en relación el progreso social en los países del mundo más avanzados con el grado de desarrollo cooperativo de esos países.  Y eso se debe precisamente a que “las cooperativas son mucho más resilientes ante las situaciones de crisis, tienen más compromiso territorial, promueven un desarrollo endógeno y prestan más atención a las personas y al interés general”, nos cuenta Juliá en esta entrevista, que ofrecemos coincidiendo con el Día Mundial del Cooperativismo.

Por la economía social 

Juan Antonio Pedreño: "La economía social es el mejor antídoto contra la crisis"

Honestidad, equidad, solidaridad, igualdad y ética empresarial. Estos son los descriptores que, para Juan Antonio Pedreño, definen la naturaleza de la economía social. En suma, “empresas con alma” que anteponen el bienestar de la persona a la rentabilidad económica. “El dinero es importante en los proyectos empresariales, pero el dinero está subordinado al beneficio de las personas”, asegura en esta entrevista.

Pedreño, con casi cuarenta años de dedicación a la economía social, destaca también como seña de identidad el trabajo para que “no haya desigualdades ni dentro de la empresa ni en la sociedad” y su lucha a favor del “empleo decente”. La magnitud de este sector se traduce en España en 45.000 empresas con más de 2,5 millones de personas comprometidas. En Europa hay contabilizadas en torno a tres millones con cerca de 14 millones de trabajadores.

Esta notable implantación, sumada a la progresiva expansión de este tipo de empresas, ha llevado a la Comisión Europea al compromiso de elaborar un Plan de Acción en favor de la Economía Social que, antes de la grave crisis sanitaria de la covid-19, estaba previsto tener elaborado en 2021.

Juan Antonio Pedreño, actual presidente de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social y de la Economía Social Europea, no duda en colocar a nuestro país como punta de lanza de este sector. “España, no nos debe dar ningún rubor decirlo, ocupa en este momento el primer puesto no solo en cuanto a volumen de empleo, sino que somos un referente normativo y legislativo en economía social en Europa y en el mundo”. Un ejemplo claro fue la elaboración en 2011 de la primera Ley de Economía Social.

La virtualidad de la economía social no solo descansa en factores cuantitativos de empleo. También puede ser el antídoto más eficaz para garantizar el futuro de lo que hoy se denomina la España vaciada. “Un último informe del CES, apunta Pedreño, determinó que 2.500 pueblos estaban en situación de abandono y que, seguramente, la única figura empresarial que puede frenar ese abandono es la economía social a través de cooperativas”.

Más allá del ámbito geográfico, Juan Antonio Pedreño concluye que el espíritu que motiva a la economía social no varía: “Para que otro mundo sea posible, otra economía es necesaria”. 

1