Moratoria hipotecaria y de creditos consumo


monigotes

Moratoria hipotecaria y de créditos al consumo
Real Decreto-ley 11/2020

El Real Decreto-ley11/2020, de 31 de marzo, amplía la cobertura de moratoria inicialmente prevista para la vivienda habitual de las personas físicas a dos nuevos colectivos: el de los autónomos, empresarios y profesionales respecto de los inmuebles afectos a su actividad económica, de un lado, y a las personas físicas que tengan arrendados inmuebles por los que no perciban la renta arrendaticia en aplicación de las medidas en favor de los arrendatarios como consecuencia del estado de alarma.

Igualmente, este real decreto amplía el alcance de la moratoria a los créditos y préstamos no hipotecarios que mantengan las personas físicas en situación de vulnerabilidad económica, incluyendo los créditos al consumo.


No tengo Banca Electrónica

Sigue los pasos de nuestro fomulario y solicita tu moratoria de forma online.


Solicitar moratoria

Tengo Banca Electrónica

Accede a tu Banca Electrónica para continuar


Aviso:

Durante la crisis COVID19 extreme las precauciones frente a Ciberdelincuentes. Más info


No tengo claves de Banca Electrónica: Solicitar claves

Ir a más información del DNI electrónico
Más información sobre el DNIe

« Acceder con mis claves

Puedes hacerlo a través de un gestor si tienes banca electrónica o a través del formulario de solicitud. En ambos casos, se te indicará si cumples los requisitos y lo que necesitas presentar.

Si te encuentras en situación de vulnerabilidad económica, en base a lo definido por el Real Decreto-ley 11/202, puedes solicitar una moratoria:

  • Para los créditos y préstamos hipotecarios:
    • De tu vivienda habitual.
    • De viviendas que no sean la vivienda habitual, en situación de alquiler y, siendo el propietario persona física,haya dejado de percibir la renta arrendaticia desde la entrada en vigor del estado de alarma.
    • De los inmuebles afectos a la actividad económica que desarrolles, si eres empresario o profesional.
  • Para los créditos al consumo.

Los supuestos de vulnerabilidad económica a consecuencia de la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19 quedan definidos por el cumplimiento conjunto de las siguientes condiciones:

  • a)Que el potencial beneficiario pase a estar en situación de desempleo o, en caso de ser empresario o profesional, sufra una pérdida sustancial de sus ingresos o una caída sustancial en su facturación de al menos un 40%.
  • b) Que el conjunto de los ingresos de los miembros de la unidad familiar no supere, en el mes anterior a la solicitud de la moratoria*:
    • i. Con carácter general, el límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples mensual (en adelante IPREM).
    • ii. Este límite se incrementará en 0,1 veces el IPREM por cada hijo a cargo en la unidad familiar. El incremento aplicable por hijo a cargo será de 0,15 veces el IPREM por cada hijo en el caso
      de unidad familiar monoparental.
    • iii. Este límite se incrementará en 0,1 veces el IPREM por cada persona mayor de 65 años miembro de la unidad familiar.
    • iv. En caso de que alguno de los miembros de la unidad familiar tenga declarada discapacidad superior al 33 por ciento, situación de dependencia o enfermedad que le incapacite acreditadamente de forma permanente para realizar una actividad laboral, el límite previsto en el subapartado i) será de cuatro veces el IPREM, sin perjuicio de los incrementos acumulados por hijo a cargo.
    • v. En el caso de que el deudor hipotecario sea persona con parálisis cerebral, con enfermedad mental, o con discapacidad intelectual, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33 por ciento, o persona con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocida igual o superior al 65 por ciento, así como en los casos de enfermedad grave que incapacite acreditadamente, a la persona o a su cuidador, para realizar una actividad laboral, el límite previsto en el subapartado i) será de cinco veces el IPREM.
  • c) Que el total de las cuotas hipotecarias, más los gastos y suministros básicos** resulte superior o igual al 35 por cien de los ingresos netos que perciba el conjunto de los miembros de la unidad familiar.
    Se entenderá por «gastos y suministros básicos» el importe del coste de los suministros de electricidad, gas, gasoil para calefacción, agua corriente, de los servicios de telecomunicación fija y móvil y las contribuciones a la comunidad de propietarios. Solo tendrán la consideración de «gastos y suministros básicos» los suministrados en la vivienda habitual de la unidad familiar.
  • d) Que, a consecuencia de la emergencia sanitaria, la unidad familiar haya sufrido una alteración significativa*** de sus circunstancias económicas en términos de esfuerzo de acceso a la vivienda.
    A tal fin, se entenderá que se ha producido una alteración significativa de las circunstancias económicas cuando el esfuerzo que represente el total de la carga hipotecaria, entendida como la suma de las cuotas hipotecarias de los bienes inmuebles a los que se refiere el artículo 19 sobre la renta familiar se haya multiplicado por al menos 1,3.

PARA ACREDITAR LA SITUACIÓN DE VULNERABILIDAD

  • En caso de situación legal de desempleo, certificado expedido por la entidad gestora de las prestaciones, en el que figure la cuantía mensual percibida en concepto de prestaciones o subsidios por desempleo.
  • En caso de cese de actividad de los trabajadores por cuenta propia, mediante certificado expedido por la Agencia Estatal de la Administración Tributaria o el órgano competente de la Comunidad Autónoma, en su caso, sobre la base de la declaración de cese de actividad declarada por el interesado.

PARA ACREDITAR NÚMERO DE PERSONAS QUE HABITAN LA VIVIENDA.

  • Libro de familia o documento acreditativo de pareja de hecho.
  • Certificado de empadronamiento relativo a las personas empadronadas en la vivienda, con referencia al momento de la presentación de los documentos acreditativos y a los seis meses anteriores.
  • Declaración de discapacidad, de dependencia o de incapacidad permanente para realizar una actividad laboral.

PARA ACREDITAR LA TITULARIDAD DE LOS BIENES

  • Nota simple del servicio de índices del Registro de la Propiedad de todos los miembros de la unidad familiar. Accede a los teléfonos de los registradores de tu localidad.
  • Escrituras de compraventa de la vivienda habitual, de la vivienda en alquiler, o del inmueble afecto a la actividad económica y de concesión del préstamo o préstamos con garantía hipotecaria, en el caso de que se solicite una moratoria de la deuda hipotecaria.
  • En el caso de que se solicite la moratoria de la deuda hipotecaria por el préstamo hipotecario por una vivienda en alquiler conforme a la letra c) del artículo 19, deberá aportarse el correspondiente contrato de arrendamiento.

Puedes iniciar tu moratoria igualmente, presentando tu Solicitud y tu Declaración Responsable. Ya que si el solicitante de la moratoria no pudiese aportar alguno de los documentos requeridos por exigencia del Real Decreto-ley, podrá justificarlo en su Declaración Responsable, argumentando los motivos, relacionados con las consecuencias de la crisis del COVID-19, que le impiden aportarlos.

El solicitante dispondrá de hasta un mes de plazo, tras la finalización del estado de alarma y sus prórrogas, para la aportación de los documentos que no hubiese facilitado.

La solicitud puede realizarse hasta 15 días después del fin de vigencia del Real Decreto-ley 8/2020.